Jóvenes. Realidades diversas. Respuestas profesionales | José María Usón Claver
486
page-template-default,page,page-id-486,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

JOSÉ MARÍA USÓN CLAVER

José María lleva trabajando 35 años con colectivos en riesgo de exclusión, siempre en el área de la formación prelaboral. Su primera etapa (12 años) fue con personas transeúntes, con jóvenes gitanos, con ex presidiarios y como educador de un Centro de Reforma de Menores. Desde hace 23 años es el Director del Centro de Formación de la Fundación Federico Ozanam, donde trabajan más de 60 profesionales en diferentes programas de formación para el empleo entre los cuales se encuentra la Escuela de Segunda Oportunidad. Actualmente es el Presidente de la Asociación Española de Escuelas de Segunda Oportunidad.

“Transición Escuela – Trabajo”
Asociación Española de Escuelas de Segunda Oportunidad

La Asociación Española de Escuelas de Segunda Oportunidad (E2O) nace en 2016 tras la reflexión y trabajo de 6 entidades sociales que intervienen en 8 comunidades autónomas diferentes y que demandan la necesidad de unir esfuerzos, compartir experiencias y crear un modelo común de intervención con los jóvenes de 16 a 25 años que han abandonado la enseñanza obligatoria y están en desempleo.
Este modelo de trabajo necesita ser reconocido, por lo que se diseña un proceso de Acreditación, que toda escuela que quiera pertenecer a la Asociación debe superar, imprescindible a la hora de mostrar transparencia y rigor ante la Administración, las empresas, los propios jóvenes y sus familias y la sociedad en general.
La relación con las empresas es uno de los 5 Principios Fundamentales que rigen nuestra manera de trabajar. Creemos que es necesario un esfuerzo conjunto desde la preparación y diseño de los programas formativos, adaptados a la realidad laboral, una sensibilización de las empresas a la hora de apostar por jóvenes provenientes de experiencias de fracaso, crear oportunidades a través de prácticas laborales o formación en alternancia, así como una estrecha relación entre los equipos educativos y los representantes de las empresas durante todo el proceso de inserción laboral, poniendo un especial interés al seguimiento posterior.