Jóvenes. Realidades diversas. Respuestas profesionales | Roser Batlle
492
page-template-default,page,page-id-492,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

ROSER BATLLE

Pedagoga especializada en aprendizaje-servicio. Se dedica a la difusión del aprendizaje-servicio en España.

Ha sido educadora en el tiempo libre; maestra de educación especial; formadora de monitores, animadores y dirigentes asociativos, trabajando en la escuela, la Administración Pública, la universidad y el movimiento asociativo, donde se ha dedicado como voluntaria o como profesional durante más de 30 años.

Autora de Aprendizaje-Servicio en España. El contagio de una revolución pedagógica necesaria (2013). Entre sus últimas publicaciones también se cuentan Ganarse la libertad, con Alfons Cornella (2013) y ¿Cómo realizar un proyectos de aprendizaje-servicio? coordinado por Josep M. Puig (2015).

Es presidenta de la Red Española de Aprendizaje-Servicio; forma parte del Centre Promotor d’Aprenentatge Servei; de Zerbikas Fundazioa; de la Red Iberoamericana de Aprendizaje-Servicio y de la red Ashoka Emprendedores Sociales. Asesora a diversas Administraciones Públicas en la implementación de políticas de fomento del aprendizaje-servicio. Aparte de la educación, la montaña es su pasión.

Intervención Seminario 5:  HERRAMIENTAS INNOVADORAS APLICADAS AL AULA

Aprendizaje-Servicio (APS) como herramienta de inclusión educativa y social. Red Aprendizaje y Servicio

A todos nos preocupa que nuestros chicos y chicas puedan quedar al margen del tren del progreso, en una sociedad científica y tecnológicamente muy avanzada, pero también muy competitiva e injusta. Por eso necesitamos educar el talento y la creatividad. Sin embargo, si no orientamos ese talento hacia el bien común, podemos acabar profundizando la brecha de la desigualdad.

El aprendizaje-servicio une éxito educativo y compromiso social, animando a los jóvenes a implicarse en su comunidad, al tiempo que mejoran sus conocimientos, habilidades, actitudes y valores. Y su impacto es especialmente visible con los chicos y chicas vulnerables, al considerarles ciudadanos protagonistas capaces de provocar cambios en el entorno.